¿Cómo mejorar tu Inteligencia Emocional?

¿Has pensado alguna vez en qué se diferencian los buenos líderes de los malos? ¿Los grandes comunicadores de los mediocres? Pues sí, entender y desarrollar nuestra inteligencia emocional es la clave para mejorar nuestras relaciones personales y profesionales.

 

El concepto proviene del psicólogo y escritor Daniel Goleman, y hace referencia a la capacidad que tiene una persona para apreciar y expresar sus propias emociones de forma equilibrada. Es decir, la capacidad para no solo empatizar con quienes le rodean, sino también consigo misma.

Todos podemos mejorar nuestra Inteligencia Emocional con gestos sencillos día a día, que nos llevarán a equilibrar los valores que le damos a las cosas. Aquí os dejo unos cuantos ejemplos:

 

  • Autoconocimiento. Tienes que aceptar y comprender tus propias limitaciones, como también el porqué de un enfado para así enfocarte en resolver la situación en vez de autolimitarte.

  • Automotivación. Es muy importante que uno se marque objetivos, metas y luche por conseguir sus aspiraciones. No se trata, de ningún modo, de dejar fluir la ambición a cualquier precio, sino más bien realizarnos como personas.

  • Empatía. Es la capacidad que tenemos las personas para “ponernos en la piel del otro, mirar a través de sus ojos o calzarnos sus zapatos”. Tenemos muchas formas de definir la empatía, y ahí radica el porqué de su importancia. Si entendemos nuestras propias limitaciones, podemos entender las de los otros y, por tanto, ser menos críticos y más comprensivos.

  • Sociabilizar. La mejor forma de aprender algo, es haciéndolo. Si queremos mejorar nuestras relaciones con las personas, debemos relacionarnos con las personas. Expresaos, haced juegos de grupo y escuchad todo cuanto os cuenten con atención.

  • Resiliencia. Si, la palabrita se las trae. La resiliencia no es otra cosa que nuestra capacidad para superar los sucesos traumáticos y seguir adelante con nuestras cosas. Es, por tanto, directamente proporcional a nuestra felicidad. Más resiliencia, menos problemas. Conocerse y gestionar el valor de nuestras emociones nos ayudará a mejorar claramente nuestra resiliencia.

 

Una persona capaz de reunir esas cinco cualidades estará mucho más preparada para triunfar, en cualquier ámbito de la vida, que cualquiera incapaz de fijarse objetivos, motivarse a conseguirlos o empatizar.

 

Fuentes: NYTimes, Daniel Goleman